narrativa

EL GUERRERO SABIO

ITINERARIO DE SAN MARTIN

* 1778: Nace en Yapeyú, que en guaraní significa: "el fruto llegado a su tiempo", el 25 de febrero, hijo de padres españoles.

* 1781: La familia San Martín – Matorras se traslada a Buenos Aires.

* 1785: Los padres y sus cinco hijos criollos se trasladan a España

* 1789: Un 9 de julio, día que será el de la declaración de la independencia argentina, y el año de la Revolución Francesa, inicia su carrera militar como cadete del regimiento de Murcia.

* 1791: Combate en el sitio de Orán (África).

* 1793- 95: Combate en Aragón y Rosellón: Batallas de Masdeu, Truilles, Torre batera, Creu de Ferro, San Marsall, Villalonga, San Lluc, Bunguis del Mar y toma de San Telmo.

* 1801: Combate en Portugal, sitio de Olivenza. Es gravemente herido.

* 1802: Combate en el sitio de Gibraltar y en Ceuta.

* 1802: Presta abnegados servicios durante la epidemia del cólera en Cádiz. Su estada de dos años en esta ciudad, es fundamental para San Martín. Lee a los enciclopedistas y se relaciona con Miranda, el precursor de la Independencia.

* 1808: Combate contra la invasión napoleónica en España: Batallas de Arjonilla y Bailén. En la primera, le salva la vida al soldado Juan de Dios. En Bailén es condecorado por su valor y ascendido a teniente coronel, en el campo de batalla.

* 1811: Combate en Albuera, donde es herido.

* 1811: Renuncia a su grado en la milicia española y se embarca para Londres. Ya juramentado en Cádiz, ingresa en la Logia que fundara el venezolano Francisco Miranda.

* 1812: Sale de Inglaterra con rumbo a Buenos Aires, adonde llega el 9 de marzo. Se reconoce su grado militar y se le encarga la creación del regimiento de "Granaderos a caballo". Funda la "Logia Lautaro", semejante a la de Cádiz y Londres.

* 1812: Renuncia a la mitad de su sueldo.

* 1812: Interviene en el motín del 8 de octubre que derroca al Triunvirato y exige la convocación de un Congreso. Dice el manifiesto firmado por San Martín, Alvear y otros militares:…"No siempre están las tropas como regularmente se piensa, para sostener los gobiernos y entronizar las tiranías"…

* 1813: Gana el combate de San Lorenzo, 3 de febrero, y lo salva de la muerte, sacrificándose, el sargento Juan Bautista Cabral.

* 1814: Jefe del ejército del norte. Tenaz defensa de Belgrano, cuya austeridad y espíritu de sacrificio comprende como nadie.

* 1814: Confía a Güemes y a los gauchos salteños la defensa del norte. Es el militar que reconoce su capacidad bélica. Inspira el plan para su guerra de recursos.

* 1814: Renuncia al mando del Ejército del Norte.

* 1814: Es nombrado Gobernador-Intendente de Cuyo y renuncia a la mitad de su sueldo.

* 1814: En Rancagua es derrotada la revolución chilena; Mendoza se ve amenazada por una invasión de los realistas triunfantes. El peligro lo magnifica.

* 1814-17: Guerra de zapa en Chile. Engaña y desconcierta al virrey, provoca la insurrección del pueblo oprimido.

* 1815: Renuncia al ascenso de General de Brigada.

* 1815: Destituido arbitrariamente por el Directorio de Alvear, es repuesto por voluntad del pueblo de Cuyo.

* 1815: General del Ejército de los Andes por él creado.

* 1816: Influye sobre los diputados de Cuyo al Congreso de Tucumán para que apresuren la declaración de la independencia.

* 1816: Renuncia a la chacra que el gobierno de Cuyo donaba a su hija y destina su explotación para mantener un hospital de mujeres.

* 1817: Cruza los Andes. Repite la hazaña guerrera de Aníbal, Souvorof y Bonaparte que cruzaron los Alpes. (Los Alpes: 1.200 Km. De longitud; altura media: 2 a 3 mil metros; monte más alto: Monte Blanco: 4.800 metros. Los Andes: 7.200 Km. De longitud; altura media: 3 a 3.500 metros; monte más alto: Aconcagua: 7.130 metros). Bolívar repetirá la hazaña de San Martín en 1819.

* 1817: Invade a Chile: combates de Potrerillos, Picheuta, Achupallas, Las colmas, Putaendo, Santa Rosa…

* 1817: Gana la batalla de Chacabuco el 12 de febrero y proclama la independencia de Chile.

* 1817: Rechaza el cargo de Director de Chile.

* 1817: Renuncia para fundar una biblioteca, a los diez mil pesos oro que le otorga el gobierno de Chile.

* 1817: Rechaza la vajilla de plata que le obsequia la gratitud del pueblo chileno, con esta frase: "No están los tiempos para lujos".

* 1817: Renuncia por tres veces al sueldo de 6 mil pesos anuales que le asigna Chile. Cuando acepta, después de un año ordena la suspensión de él y prueba haber empleado lo recibido en obras de utilidad pública.

* 1817: Renuncia al ascenso a Brigadier General que le otorga el gobierno de Buenos Aires y al de Brigadier General de Chile: acepta el de coronel. ("Camarada: Que sea la última simpleza de su extrema delicadeza, le escribe el Director Pueyrredón).

* 1817-20: Guerra de zapa en el Perú, centro del poderío realista en América.

* 1818: Sorpresa nocturna de Cancha Rayada. 10 de marzo.

* 1818: Gana la batalla de Maipú o Maipú el 5 de abril, definitiva para la causa de América.

* 1819: Desobedece al gobierno de Buenos Aires que le ordena repasar la cordillera con su ejército para hacerlo intervenir en las guerras civiles contra los caudillos del litoral. Se priva así de su principal fuente de recursos. Quema sus naves. El periodismo porteño lo ataca y calumnia.

* 1820: Zarpa la expedición libertadora del Perú. Lleva 4.800 soldados con los que enfrentará a los 23 mil del Virrey. Llegada a Pisco.

* 1821: Entrada en Lima. Proclamación de la independencia del Perú. Es nombrado Protector, puesto que acepta contra su voluntad, por imposición de la Logia Lautaro.

* 1821: Creación de la Biblioteca Nacional del Perú, sobre la base de 800 volúmenes de su propiedad llevados desde Cuyo.

* 1821: Realiza una de sus mayores hazañas estratégicas: Hace que el ejército realista del general Canterac, que ha vuelto a amenazar a Lima, se deba refugiar en la fortaleza del Callao, y lo obliga a retirarse de nuevo. Sin disparar un tiro lo vence – mediante la deserción y el desaliento -. El Callao, falto de auxilios, se rinde.

* 1822: Entrevista de Guayaquil con Bolívar: Sacrifica su obra.

* 1822: Renuncia al Protectorado del Perú y parte para Chile, donde enferma de gravedad.

* 1823: Parte para Mendoza y se instala en su chacra "Los Barriales". No puede volver a Buenos Aires, donde agoniza su esposa, debido a que partidas armadas se han apostado en el camino para prenderlo.

* 1823: Regresa a Buenos Aires, cuya prensa lo recibe desdeñosa y hostil, en medio de la indiferencia del pueblo que cinco años antes lo aclamara.

* 1824: Se expatría a Inglaterra, luego a Bélgica y Francia.

* 1829: Interrumpiendo su ostracismo, vuelve al Río de la Plata – bajo el nombre José Matorral – para ofrecer sus servicios en la guerra contra el Imperio del Brasil. Un diario – "El Pampero", N° 21 – da así la noticia: "Ambigüedades: el general San Martín ha vuelto al país a los cuatro años de su ausencia, pero después de saber que se han hecho las paces con el emperador del Brasil". No desembarca. Parte para Montevideo.

* 1829: Renuncia al Gobierno que le ofrece Lavalle y se expatria definitivamente.

* 1830: Se instala en Bruselas, luego en París.

* 1830: Rehúsa el cargo de general en jefe del ejército de los belgas, en rebelión contra el gobierno de Holanda.

* 1833: Encuentro con su ex condiscípulo y cadete del regimiento Murcia, Alejandro Aguado, judío-español, ahora poderoso banquero de París, quien le evita caer en la miseria, pues ni Argentina ni Chile ni Perú le pagan los sueldos antes asignados.

* 1833: Se instala en Grand-Bourg, aunque hace continuos viajes por Francia e Italia.

* 1839: Rechaza el cargo de Ministro Plenipotenciario en el Perú, que le ofrece el gobierno de Rosas.

* 1845: El "Morning Chronicle" publica la carta que San martín, desde Nápoles, envía a Federico Dickson, cónsul argentino en Londres, y con ella desbarata los planes conquistadores de Thiers, Guizot, Palmerston y otros imperialistas franco–británicos, que pretendían – como en las frustradas invasiones de 1806 y 1807 – una colonia del Río de la Plata. Los trabajos de san Martín en este sentido, influyendo en los gabinetes y parlamentos de Londres y París, se prolongaron hasta su muerte. Ahora, desde el ostracismo y con la pluma, sigue ganando batallas para su país, que mantiene su exclusión de la plana militar.

* 1846: Ofrece al gobierno de Rosas sus servicios para combatir la agresión franco-británica. No se aceptan.

* 1848: Se establece en Boulogne-sur-Mer, ya muy quebrantado y casi ciego.

* 1850: Fallece el 17 de agosto a las 3 de la tarde, y es enterrado en la Catedral de Boulogne-sur-Mer. Siete personas lo acompañan. ("Desearía que mi corazón fuese depositado en el cementerio de Buenos Aires", dice una cláusula de su testamento).

* 1861: Traslado de los restos de San Martín, desde Boulogne-sur-Mer al sepulcro de su familia en Brunoy, recibiendo por tal motivo, once años después de su muerte, el primer homenaje de los sudamericanos: Se hallan presentes un venezolano, un peruano, un chileno, un paraguayo y un argentino (Juan Bautista Alberdi).

* 1862: Se inaugura su primer estatua en Buenos Aires, antiguo "Campo de Marte", hoy Plaza San Martín.

* 1878: La Argentina festeja el primer centenario de su nacimiento con fiestas populares.

* 1880: Repatriación de los restos de San Martín.

* 1887-88: Aparece " de San Martín y de la emancipación sudamericana" escrita por Bartolomé Mitre: Es su descubrimiento, la revelación de su grandeza.

PRESENCIA DE SAN MARTIN

"Nunca reconocerás por gobierno legítimo de la Patria, sino aquel que sea elegido por libre y espontánea voluntad de los pueblos, y siendo el sistema republicano el más adaptable al gobierno de las Américas, propenderás, por cuantos medios estén a tu alcance, a que los pueblos se decidan por él..."(Juramento de los miembros de la Logia Lautaro, 1812).

..."Yo no quiero mi individuo particular, y desde que llegué al país hice el ánimo resuelto de no sobrevivir a la empresa de ser libre"...(Carta a Tomás Guido, 1816).

"Las cárceles no son un castigo sino el depósito que asegura al que debe recibirlo, y ya que las nuestras, por la educación española, están muy lejos de equipararse a la admirable policía que brilla en la de otros países cultos, hagamos lo posible para llegar a imitarlos. Conozca el mundo que el genio americano abjura, con horror, los crueles hábitos de sus antiguos opresores, y que el nuevo aire de libertad que empieza a respirarse extiende su benigno influjo a todas las clases del estado"...(Nota al Cabildo de Mendoza, 1816).

"La patria no hace al soldado para que la deshonre con sus crímenes, ni le da armas para que cometa la bajeza de abusar de estas ventajas, ofendiendo a los ciudadanos con cuyos sacrificios se sostiene; la tropa debe ser tanto más virtuosa y honesta, cuanto es creada para conservar el orden de los pueblos, afianzar el poder de las leyes y dar fuerza al gobierno para ejecutarlas".(Proclama al Ejército de los Andes, 1816).

"El ejército irá impresionado de los mismos principios – de independencia -. Se celará no se divulgue ninguna especie que indique saqueo, opresión, ni la menor idea de conquista, o que se intente conservar la posesión del país auxiliado".(Proclama al ejército libertador de Chile, 1817).

¿"Que quién hará los zapatos? Andemos con ojotas. Mas vale esto que nos cuelguen, y peor que esto es perder el honor nacional... ¿Y el pan quién lo hace en Buenos Aires?: Las mujeres, y sino, comamos carne solamente. Amigo mío: Si queremos salvarnos, hagamos grandes sacrificios"...(Carta a Godoy Cruz encareciendo la urgencia de renovar el ejército de los Andes con los 9.700 negros de Buenos Aires, entonces sus únicos artesanos, 1817).

"Me considero sobradamente recompensado con haber merecido la aprobación por el servicio que he hecho. Es el único premio capaz de satisfacer el corazón de un hombre que no aspira a otra cosa. Antes de ahora tengo empeñada solemnemente mi palabra de no admitir grado ni empleo alguno militar ni político"...(Comunicación rehusando su ascenso a Brigadier General, después de Chacabuco, 1817).

..."la ilustración y fomento de las letras es la llave maestra que abre las puertas de la abundancia y hace felices a los pueblos; ese que ha sido la cuna de las ciencias ha sufrido el ominoso destino que le decretaron los tiranos para tener en cadenas a los brillantes ingenios de ese país: yo deseo que todos se ilustren en los sagrados derechos que forman la esencia de los hombres". (Oficio al Cabildo de Santiago de Chile destinando los diez mil pesos en onzas de oro con que le gratificaba para la creación de la Biblioteca Nacional, 1817).

"Cada gota de sangre americana que se vierte por nuestros disgustos, me llega al corazón"...(Carta a Artigas, 1819).

..."Si dóciles a la experiencia de diez años de conflictos, no dais a nuestros deseos una dirección más prudente, temo que cansados de la anarquía, suspiréis al fin por la opresión y recibáis el yugo del primer aventurero feliz que se presente, quien lejos de fijar vuestro destino no hará sino prolongar vuestra servidumbre"...(A los habitantes de las Provincias del Río de la Plata, 1820).

..."estoy dispuesto a correr un velo sobre todo lo pasado y desentenderme de las opiniones políticas que antes de ahora, hubiese manifestado cada uno"...(Oficio al Ayuntamiento de Lima, 1821)

"No busco gloria militar; no ambiciono el título de conquistador del Perú. Quiero solamente librarlo de la opresión. ¿De qué me serviría Lima si sus habitantes me fueran hostiles en opinión política? ¿Cómo podría progresar la causa independiente si yo tomase Lima militarmente y aun el país entero? Muy diferentes son mis designios. Quiero que todos los hombres piensen como yo y no dar un solo paso más allá de la marcha progresiva de la opinión pública".(Palabras dichas a Basilio Hall, 1821)

"Preveo el término de mi vida pública. Voy a tratar de entregar esta pesada carga a manos más seguras, y retirarme a un rincón a vivir como hombre"...(Carta a O`Higgins, 1821)

..."Vuestro deber es consolar a la América, no venís a realizar conquistas sino a libertar pueblos. El tiempo de la fuerza y de la opresión ha pasado: yo vengo a poner término a esta época de humillación. Yo soy un instrumento de la justicia, y la causa que defiendo es la causa del género humano".(Proclama al Ejército Expedicionario del Perú, 1821)

"Convencido sin duda el gobierno español de que la ignorancia es la columna más firme del despotismo, puso las más fuertes trabas a la ilustración del americano, manteniendo su pensamiento encadenado para impedir que adquiriese el conocimiento de su dignidad. Semejante sistema era adecuado a su política; pero los gobiernos libres, que se han erigido sobre las ruinas de la tiranía, deben adoptar otro enteramente distinto, dejando seguir a los hombres y a los pueblos su natural impulso hacia la perfectibilidad. Facilitarles todos los medios de acrecentar el caudal de sus luces y fomentar su civilización, por medio de establecimientos útiles, es el deber de toda administración ilustrada."…(Decreto sobre el establecimiento de la Biblioteca Nacional del Perú, 1821)

"Siendo un atentado contra la naturaleza y la libertad el obligar a un ciudadano gratuitamente al servicio de otro, por tanto declaro: Queda extinguido el servicio que los peruanos, conocidos antes con el nombre de Indios o naturales, hacían bajo la denominación de Mitas, Pongos, Encomiendas, Yanaconazgos, y toda clase de servidumbre personal; y nadie podrá forzarlos a que sirvan contra su voluntad"… (Decreto, 1821)

…"He venido al Perú desde las márgenes del Plata, no a derramar sangre sino a fundar la libertad y los derechos de que la misma metrópoli ha hecho alarde al proclamar la Constitución del año 12 que V.E. y sus generales defendieron. Los liberales del mundo son hermanos en todas partes"…(Carta al Virrey del Perú, 1821)

…"los bravos que tantas veces usted. ha conducido a las victorias, tienen que renunciar a la esperanza de aumentar los laureles de que se han coronado en su patria, si no los buscan fuera de ella"… "Es preciso combinar en grande los intereses que nos han confiado los pueblos, para que una sólida y estable prosperidad les haga conocer mejor el beneficio de su independencia"…(Carta a Bolívar, 1822)

…"La guerra no puede añadir a nuestra fama un esplendor igual al que va a merecer si promovemos la reconciliación de los pueblos que, separados por la naturaleza y por el sentimiento de las injurias que han sufrido, no pueden volverse a unir sino haciéndose justicia uno a otro, y empeñando sus propios intereses para conservar esta unión. Cumplamos nuestros deberes como hombres públicos y el mundo ilustrado nos hará justicia"…(Carta al Virrey del Perú, 1822)

"Presencié la declaración de la Independencia de los estados de Chile y el Perú. Existe en mi poder el estandarte que trajo Pizarro para esclavizar el Imperio de los Incas, y he dejado de ser hombre público; he aquí recompensados con usura, diez años de revolución y de guerra. Mis promesas para con los pueblos en que he hecho la guerra están cumplidas: hacer su independencia y dejar a su voluntad la elección de sus gobiernos"… "Peruanos: os dejo establecida la representación nacional: si depositáis en ella una entera confianza, cantad el triunfo; si no, la anarquía os va a devorar. Que el acierto presida vuestros destinos, y que éstos os colmen de felicidad y paz".(Despedida a los peruanos, 1823)

"Millones y millones de enhorabuenas por su separación del mando. Los que sean verdaderos amigos de usted se las darán muy repetidas. Sí, mi amigo: Ahora es cuando gozará usted de la paz y sin necesidad de formar cada día nuevos ingratos. Goce usted de la calma que le proporcionará la memoria de haber trabajado por el bien de la Patria"…(Carta a O'Higgins, 1823)

"Sin embargo… del desprecio que yo pueda tener para la , porque conozco que las pasiones del espíritu de partido, la baja adulación y el sórdido interés, son en general los agentes que mueven a los escritores, yo no puedo prescindir que tengo una hija y amigos (aunque bien pocos) a quienes debo satisfacer; por estos objetos y por lo que se llama gloria, he trabajado dos años en hacer extractos y arreglar documentos, para que acrediten, no mi justificación, pero sí los hechos y motivos sobre los que se ha fundado mi conducta en el tiempo que he tenido la desgracia de ser hombre público. Sí, mi amigo, la desgracia, porque estoy convencido que serás lo que hay que ser o no eres nada"…(Carta a Guido, 1826)

"Vuestra obra está terminada como lo estuvo la mía; deje que los pueblos libres de América se den el gobierno que más convenga a su estructura política y retorne V.E. a la vida privada con la inmensa satisfacción de haber sido el Libertador de todo un continente, padre y protector de la democracia americana. No acepte V.E. el influjo de pasiones personales y retire del camino que ha trazado vuestro destino glorioso, los obstáculos que la maldad humana os presenta para transformarse de Glorioso Libertador que sois en Odiado Dictador. Si tal hiciereis, la libertad de América viviría horas de verdadero peligro y tragedia, pues los pueblos no podrían aceptar el someterse a la voluntad de un hombre que ellos consideran el abanderado de las libertades ciudadanas.

Mi General y Amigo: Siga mi ejemplo y mi leal consejo, para que se haga acreedor al respeto de todos los americanos, y al juzgamiento de la y así ante nuestro Deber cumplidos esperemos serenos los designios de Dios"…(Carta a Bolívar, 1827)

"Estoy convencido que la pasión del mando es, en general, lo que con más imperio domina al hombre. Y hay muy pocos capaces de dominarlo"…(Carta a Guido, 1827)

"Cinco años ha estado a mi lado; usted más que nadie debe haber conocido mi odio a todo lo que es lujo y distinciones, en fin, a todo lo que es aristocracia. Por inclinación y principios, amo el gobierno republicano y nadie lo es más que yo…"(Carta a Guido, 1828)

"Siento decir a usted que los medios que me ha propuesto no me parece tendrán las consecuencias que usted se propone para terminar los males que afligen nuestra patria desgraciada.

Sin otro derecho que el haber sido su compañero de armas, permítame usted, general, le haga una sola reflexión: Que aunque los hombres juzgan el pasado según su verdadera justicia, y de lo presente según sus intereses, en la situación en que usted se halla, una sola víctima que pueda economizar a su país le servirá de un consuelo inalterable, sea cual fuere el resultado de la contienda en que se halle usted empeñado, porque esta satisfacción no depende de los demás sino de uno mismo"…(Carta a Lavalle, 1829)

"Estoy muy lejos de felicitarlo por su nuevo empleo, porque la experiencia me ha enseñado que los cargos públicos y sobre todo el que usted obtiene, no proporciona otra cosa que amarguras"…(Carta al general Gutiérrez de la Fuente, 1830)

"Tú conoces mis sentimientos, y por consiguiente yo no puedo aprobar la conducta del general Rosas cuando veo una persecución general contra los hombres más honrados del país; por otra parte, el asesinato del Dr. Maza me convence que el gobierno de Buenos Aires no se apoya sino en la violencia". (Carta a Gregorio Gómez, 1839, Archivo de San Martín, tomo IX, pgs. 500-501)

…"Vivo en una casita a tres cuadras de la ciudad. Ocupo mis mañanas en el cultivo de un pequeño jardín y en mi taller de carpintería; por la tarde salgo y paseo, y por la noche en la lectura de algunos libros y papeles públicos. ¿Usted dirá si soy feliz? Sí, amigo mío, verdaderamente lo soy. A pesar de esto, creerá usted si le aseguro que mi alma encuentra un vacío que existe en la misma felicidad, ¿y sabe cuál es?: El no estar en Mendoza, en mi chacra. (Carta a Guido, 1840)

…"Mi suerte se halla mejorada y esta mejora es debida al amigo que vengo de perder, al señor Aguado, el que aún después de su muerte, ha querido demostrarme los sentimientos de la sincera amistad que me profesaba, poniéndome a cubierto de la indigencia. Sí, mi buen amigo. A él le debo no solamente mi existencia, sino la de no haber muerto en un hospital, y todo eso debido a un español"… (Carta a Miller, 1842)

"En el período de diez años de carrera pública en diferentes mandos y estados, la política que me propuse seguir fue invariable en sólo dos puntos, y que la suerte y circunstancias más que el cálculo favorecieron mis miras, especialmente en la primera, a saber, la de no mezclarme en los partidos que alternativamente dominaron en aquella época en Buenos Aires, a lo que contribuyó mi ausencia de aquella capital, por el espacio de nueve años. El segundo punto fue el de mirar a todos los estados americanos, en que las fuerzas de mi mando penetraron, como estados hermanos interesados todos en un santo y mismo fin. Consecuente con este justísimo principio, mi primer paso era hacer declarar su independencia y crearles una fuerza militar propia que la asegurase"…(Carta a Castilla, 1848)

C'est l'orage qui mine au port". (Es la tormenta que lleva al puerto).(Ultimas palabras de San Martín, 1850)

EL GUERRERO SABIO

I

Las selvas argentinas de soledad lo ungen
Y desde niño aprende su silencio del árbol;
¡Soledad y silencio junto a su cuna humana!:
Un comienzo vatídico para el guerrero sabio.
Después, en el estruendo del mundo y sus pasiones,
Da su sangre al tumulto de los hombres luchando,
Aprende así su oficio de espada este hombre libre,
Y lo aprende venciendo las huestes de un tirano.
En Bailén y Arjonilla se mide su heroísmo,
Ya le sonríe, fácil, la fama sin obstáculos;
Pero oye que le habla la libertad de América,
"El destino lo llama", dice el predestinado.
Y a la voz del destino, fiel, se lanza a los mares.
Lleva al río del Plata sus ojos visionarios.
Su voz hecha a los truenos dice al Plata: ¡Presente!
La libertad de América tiene ya abanderado.

II

En moreno algarrobo se estiliza su cuerpo,
Dan brillo a su mirada las luces del relámpago,
Su pasión, un torrente que va sujeto a rumbo...
Por momentos es Diógenes y por momentos, Washington.
El destino de América funde al propio destino,
En carne y pensamiento ya es todo americano,
Ya todo el continente libre y unido sueña:
Pueblos, llanuras, bosques, montañas, ¡qué escenario!
En el bronce crioyo moldea granaderos,
Ordena y disciplina y orienta el entusiasmo;
Laborioso, convierte los facones en sables
Que "cabezas de godos parten como a zapallos".
A su alrededor la intriga, la desconfianza, el miedo
Lo ven con ojos duros y le cierran el paso:
El bate una alborada tinieblas y enemigos.
Ya es un título hermoso ser un sanmartiniano.
Como otras veces, ella, la Muerte, lo señala.
Ya la Muerte, visible, galopa a su costado,
Pero su vida debe definir un destino.
Cabral le da la suya... La muerte sigue andando.
Sabe más este hombre que sabe mucho, sabe
Que los "gauchos rotosos" son guerreros preclaros;
A ellos les confiere la libertá en custodia,
Y ellos ganan lo que antes perdieran los soldados.
No es sólo un jefe invicto de ejércitos este hombre
Poseedor del fuego que da conciencia y ánimos,
En un sueño que lleva la fe de sus guerreros
Teñida por la aurora del ideal de Mayo.
Ya Paraguay, las tierras del calchaquí conocen
Estas tropas que pasan combatiendo y sembrando:
Junto a la lanza el grito de rebelión: la bala
Y el germen...) ¡Es tu escuela, doctor Manuel Belgrano!)
Son las tropas que en Valmy, Goethe contemplara absorto,
Son las tropas de un mundo todavía en andamios,
Son las tropas de Güemes, de Artigas y de Páez:
Juvenil osadía, corazones románticos.

III

San Martín construyendo va en su rincón de Cuyo,
Día por día y hombre por hombre, a lo artesano,
Su ejército, el ejército de los libertadores:
Impetu de creyentes, bravura de espartacos.
Cuyo es bélico parque y es taller fragoroso,
El martillo, la fragua y el yunque denodados,
La palabra y el libro forjan armas y hombres:
Tarea de raíces:¡florecerá en milagros!
Sol y Marte presiden su cotidiana brega
- ¡Ya en todo el continente se estremece el pasado! -,
allí se afana "un pueblo de hormigas"entre el júbilo
de vidalas y cuecas, guitarras y changangos.
Trabaja el hombre incógnito - ¡si prócer ha nacido! –
Vertical y sin énfasis, sin dudas y magnánimo;
Mientras llega su hora de ser lo que es – Quijote -,
Trabaja cuerdamente, gobernando a lo Sancho.
Debiendo hacer lo grande, pese a los medios pobres,
Previsor minucioso, previsor e inspirado,
Se halla en todo, en los chifles, sables, charqui, herraduras,
En los clarines líricos y en los burdos tamangos.
Moisés, el rabdomante, linfas pide a la roca;
San Martín con la dura pobreza solidario,
Le hace brotar fusiles, combatientes, dineros,
Valor de las mujeres y fe de los ancianos.
El que en fieros combates mira al valor de frente,
Domestica a la astucia y al reptil diplomático
Para hacer de las mondas cabezas virreinales
Un matorral de asombros y de miedos un caos.

IV

Cíclopes de granito lo invitan al ensueño:
Son los Andes del cóndor con su nieve y sus cactos,
Con sus cumbres al cielo y sus simas al vórtice...
Ya está en ellos, paciente, su mula y paso a paso.
Ya se va, por los curvos senderos de montaña,
Sube en su mula, decidido y confiado;
Va a vencer decidido, va confiado en su estrella...
(Y en tu ciencia sin pausas, Justo Estay, ¡buen baquiano!).
Las mulas con su carga de elocuentes cañones
Por entre abismos hórridos los Andes trasmontando...
¿Cómo no izar elogios a las modestas mulas
y a su seguro instinto y a sus avances cautos?
Mulas de ojos sagaces y de sufridos lomos,
Dejan sus osamentas los riscos blanqueados...
(¿Cómo no izarte al tope de la emoción que evoca
Mulita que al Mesías de Chile va llevando?)

V

San Martín ya conjura los siglos hazañosos,
Se yerguen de las rocas los guerreros de Arauco,
De pie, y en marcha, hirvientes de alaridos, ya blanden
Caupolicán sus flechas y su maza Lautaro.
Y no es sólo alaridos de muerte lo que lleva
Esa tropa que acaba de volar a lo pájaro,
Lleva también canciones de la llanura, y bailes,
Lleva el tierno "cielito" y lleva al "cuando" blando.
¿Cómo no hacer a sones de vihuela templada,
Cómo no hacer la guerra, como el amor, cantando?:
¿Cómo no ir esos hombres jubilosos si llevan
la Libertá en las fuertes ancas de sus caballos?
Confiada a los arrestos de su amor corajudo,
- ¡pero si es la más dulce de las chinas del pago! –
Siente cada hombre de esos la Libertá a su espalda,
Y vistiendo uniforme peleará como gaucho.
"Don Marco y Don Osorio" quedarán sin "matuchos",
Cortarán los "latones" compadronea Hidalgo
Que cantará en un "cielo" la gesta de los Andes,
Y ¡"bien haiga" esos hombres, "puros mozos amargos"!
San Martín, descubriendo recónditas virtudes
Y generosidades hasta en los potentados,
Sabe mandar y quiere servir, es su secreto;
Transforma en invencibles aún a los esclavos.
Encienden los humildes heroicas vocaciones
Al ver su sacrificio y su ejemplo abnegado...
(Sea Don Pedro Sosa, tropero de las pampas,
y entre tantos anónimos quede su nombre guapo).

VI

Los pies de Atila secan los yuyos al pisarles,
Sus pies conquistadores hacen nacer el pánico;
Con San Martín renacen esperanzas dormidas:
A él le brotan flores del pie de su caballo.
Los Andes ya le sirven de escalones seguros
Ya lanza sobre el godo su genio matemático,
Ya los que ayer cayeran vencidos, se levantan,
Ya en Rancagua contesta con Chacabuco y Maipú.
San Martín que combate de poncho y de chambergo
Guía combates como quien maneja un arado;
Vencedor de peligros, domador de ambiciones,
Gambetea homenajes y esquiva los halagos.
La anécdota lo esculpe después de la victoria
-¡El no vino hasta América para plantar cadalsos! –
Flor de llamas haciendo papeles de felones:
Con sangre de venganza no se ensucia las manos.
Aníbal, Federico, Bonaparte, Bolívar
Conocen el minuto de la derrota aciago;
San Martín lo conoce: cae y se yergue indómito.
Y se yergue sabiendo superar el fracaso.
¡Pueden los chapetones azuzar sus mastines!:
La libertad que creen una bolsa de harapos
Tiene sus defensores -¡Ah, O`Higgins, oh, Las Heras!
Y no hay mejor escudo que el pecho de los bravos.
Su confianza en sí mismo va exigiendo confianzas,
Resucita medrosos y arma desalentados;
Al pueblo que lo ansía da su primer discurso
Y a los "rotos" ofrenda su fraternal abrazo.
Todo esto lo hace un hombre por el dolor herido,
Con la muerte a la vera de su lecho acechando:
¡La voluntad en pugna con la carne llorona,
la voluntad que impone, mágica, su mandato!
"Yo también soy un indio", se hermana a los mapuches,
Saluda: ¡"Negros Pobres"! a los héroes de Maipo.
Tal el hombre, este hombre de paz y de armonía,
Y cuyo es el destino de avanzar guerreando.
El ama a España, debe combatirla, y combate.
Su España es la de Riego, no la del vil Fernando,
Y esta España del toro y la del cura Merino
Le pone enfrente, ciega, sus "godos maturrangos".

VII

Ya el Virrey oye himnos en las tumbas del Inca,
Ya Lima tiembla, nido de molicies y fausto,
Ya el "Rey chulo" ve espectros que le rondan el trono:
¡Ya San Martín empuña su estandarte, Pizarro!
Y rinde fortalezas sin derroche de sangre,
Y convence a los pueblos, más que vence soldados;
Estratega de almas, la virtud que subyuga,
La máxima que anima: son secretos del táctico.
(¡Gracia de las limeñas, miradas y sonrisas,
Armas que en vez de muerte dan venusinos lauros,
Combaten seduciendo valientes corazones
Que se hacen más valientes por ser de enamorados!)

VIII

Uno es el Plata, río que es como un mar sereno,
Y el otro, un Amazonas que corre atempestado:
¡San Martín y Bolívar!... San Martín se detiene:
El, como todo grande, se agranda renunciando.

IX

Una acción de guerrero y un pensar de filósofo,
Decisión armoniosa, ímpetu meditado;
Los derechos del hombre no segarán su espada...
Su espada: reflexivo bisturí cirujano.
Su humildad sin alardes sólo es sabiduría.
Si en Guayaquil, prudente, su talla es la de Fabio,
En su "ínsula cuyana", con el puño en la esteva,
Puño de chacarero, vuelve a ser Cincinato.
El sube a las alturas sin vértigo y desciende
Sin temor a los torvos precipicios humanos,
Como Catón, austero, rechaza la apoteosis
Y Marco Aurelio, estoico, los sahumerios cesáreos.
No otra cruz en su pecho que la cruz de la vida.
La Cruz del Sur envíale su luz desde lo alto -.
Sus botas militares tienen las suelas rotas:
Son las botas de un firme general democrático.
Como a cosas inútiles, como a cosas perdidas,
Abandona a su espalda gloria, dinero y mando;
Maestro de heroísmos, hoy vencedor lo vemos
De todas las calumnias de sus contemporáneos.
Varón de esta medida solo en las legendarias,
Sólo en las perturbables páginas de Plutarco:
Sus hazañas guerreras no manchan a la ,
Sus proezas morales tienen fulgor de faro.
La incomprensión lastima su virtud militante
Y en su paciencia prueba la envidia sus escarnios:
Su corazón herido sabe amansar la herida,
Por su boca no plañe la voz del desencanto.
"¡Yo soy un instrumento de la justicia!", dice.
Centinela implacable, leal, insomne, exacto;
¡Si esto afirmar pudiéramos, simplemente, de todos!
Cumple sus propias órdenes como un soldado raso.
Ya en el camino, rumbo del destierro, abandona
El traje de sus luchas y su acero afilado:
El no se sobrevive como un titán vencido,
El siempre es lo que nunca dejó de ser: humano.

X

Aun su paz de proscripto perturba la miseria
- ¡La amistad exaltemos en Alejandro Aguado! -;
Si de los enemigos triunfó como un héroe,
Lejos de las pasiones triunfa como un sabio.
Puede callar y calla, ¡si es mentor de sí mismo!,
Buenos Aires y pampas y cumbres y océanos...
Recuerda sin rencores y sin remordimientos,
El deber ya cumplido, de la vida expatriado.
Job sin lamentaciones, pureza sin palabras,
Lleva la cruz que todo grande lleva a un Calvario;
Deja al tiempo que dicte su sentencia, ¡la justa!,
Y entre silencios pasa desde el olvido al mármol.

XI

Pidió que en Buenos Aires su corazón yaciera
Y vive en el latido de todo americano;
Su corazón de padre que vela por nosotros,
Su corazón no ha muerto: Nos sigue libertando.
Clangores de clarines, suspiros de mujeres,
¡Lanzad en el pampero su nombre hacia los astros!,
Impulsos de la fuerza y alas de la ternura,
¡Subidlo hasta la cumbre nívea del ditirambo!

XII

Nosotros invoquemos, compatriotas de América,
El valor silencioso de este guerrero sabio:
Nos necesita ahora la paz, ¡la paz del mundo!
¡Que este sabio guerrero nos siga iluminando!