narrativa

ESPAÑA 1936

"Murió Felipe Segundo
mas su aliento nauseabundo
emponzoña todo aliento.
ya no existe Torquemada
y su sombra agigantada
oscurece el firmamento".
Manuel González Prada

"En el momento más difícil de la sublevación de los Comuneros, cuando
el poder de Carlos V estuvo en un tris de derrumbarse, el condestable
de Castilla le aconsejó al emperador que pidiera el apoyo de los turcos...
Ahora que los bisnietos degenerados de ese mismo condestable comprenden
que la Historia los ha arrojado para siempre, no vacilan tampoco en
reclamar el auxilio de los banqueros más turbios, ni en prometer a
Italia y a Alemania pedazos de la patria, ni en confiar a las armas
de los moros herejes, el rescate de sus Santos Doblones".
Aníbal Ponce

" ¿Un mundo muere?...
¿Nace un mundo?..."
Antonio Machado.

España de Hoy

España, la de hoy, cantarte
Quiero con aire de copla.

España de hoy, la que vive,
más que nunca luchadora,
la del minero asturiano,
resurrecta España roja,
la que le arrancó las uñas
al águila napoleónica,
la que encendió de rebeldes
nuestras multitudes criollas...
España, la de hoy,
cantarte quiero con aire de copla.

La de ayer, la España negra
Sus huestes insurrecciona,
Tira el fraile el crucifijo,
Coge la ametralladora,
Se arremanga la sotana
Y nos deja ver la cola,
(cavernícola con miedo,
con miedo y con hidrofobia),
sus pesetas fratricidas
gasta Ignacio de Loyola,
maúlla su escepticismo
de anciano Pío Baroja,
ríe el Borbón putrefacto
presintiendo una corona
y la Legión Extranjera
mata, incendia, estupra, roba...
España,  la de hoy, cantarte
quiero con aire de copla.

España,  la de hoy, España
de sí misma acusadora,
la del puño levantado,
la de alpargata y de boina
la que habla en la Pasionaria,
erguida musa española,
la valiente como un toro
que embiste, pero razona,
la España de hoy, la que anhela
ser una España de Europa,
la que con épico brío
dolor y sangre derrocha
contra la España del feudo
contra la España gazmoña
del convento y del palacio,
cuevas pobladas de sombras,
de sombras que bien se nutren,
de sombras que se retozan...
España la de hoy, cantarte
quiero con aire de copla.

¿Muere un mundo?: ¡Nace un mundo!
De esta llameante discordia,
más brava, más heroína,
más bella, más generosa;
secular y renovada,
joven y aleccionadora;
has de surgir para ejemplo
de proletarias victorias.
España de hoy, compañera
que te enrojeces de aurora,
España de hoy, la que vive,
España maestra y moza...
España la de hoy, cantarte
quiero con aire de copla.

Guerra

Valles, montañas, ríos...No hay nada que no asombre,
Todo es amor cantando su himno a la belleza;
Y pasa el hombre, y mata, destruye y quema el hombre,
El hombre divorciado de la naturaleza.

Maldición para aquellos que con odio suicida
Torrentaron la guerra sobre el jardín de España!
Quien te incendia y destroza, quien te desangra, Vida,
No es la hoz o el martillo ni el yunque o la guadaña.

Madrigal a las muchachas españolas del frente popular

Soledad, Mercedes, Pura,
Luz, Pilar y Generosa;
Consuelo, Dolores, Paca,
Esperanza o Salvadora;
cuerpos como de vihuela,
almas tiernas como coplas,
que a los toros ibais antes,
bizarras y donairosas;
hoy marcháis fusil al hombro,
y más que nunca, garbosas,
sonrientes a la lucha
y cantando a la victoria,
a la victoria o la muerte
va la incontenible ola...

De juventud y entusiasmo
sois una ofrenda, oh, indómitas,
que dais coraje a los hombres,
¡y hombres de estirpe española!
Belén, María del Carmen,
Remedios, Amparo o Lola;
sois filo y brillo de aceros,
balas de ametralladoras,
convertís en más pujantes,
Trinidad, Angustias, Concha,
Nieves, Isidra o Estrella,
A milicianos y a tropas,
Pues, rugís en los cañones,
Sois en los fusiles pólvora...

¡Por la libertad, la vida!:
Lo gritáis con frescas bocas
y con manos incansables ,
manos de hermanas y novias,
defendéis, cabe la angustia,
la libertad que es la honra,
que la libertad se gana,
la libertad no se implora,
bien lo sabéis, combatientes
estudiantes y obradoras
que a la pelea, cantando,
corréis, muchachas heroicas...
¡Si el mismo amor os llamara
no iríais tan presurosas!
¿Cómo no echaros, rendido,
este manojo de loas?
¡Vaya el madrigal caliente,
caliente de flores rojas,
Soledad, Consuelo, Pura,
Esperanza o Salvadora,
Concepción, Amparo, Nieves,
Luz, Estrella o Generosa...

Espinela

No creas, pueblo de España,
Que luchas contra tu hermano,
(la paloma y el milano
no engendra la misma entraña).
Sois: La mansión, la cabaña,
la noche, el amanecer,
el presente y el ayer,
aunque en un mismo terruño...
¡Ya está levantado el puño,
tiene ahora que caer!

El búho de Bagaría

Hermético, egoísta, solitario
Rector de Salamanca hoy adversario
del pueblo luchador; te pintó un día,
con profético lápiz, Bagaría.

Búho en la selva del papel escrito
fingías contemplar el infinito
y no ves más allá de tus narices,
¡achaque de erudito!,
Don Miguel de Unamuno que nos dices
que el sable militar es un cayado
y una Arcadía** el fascismo do, felices,
pastaremos, bocado tras bocado,
dentro del prudentísimo alambrado.

Por la lectura que te aherroja,
Crees que es el Quijote un caballero;
Lo ves de blusa azul, blusa de obrero,
Cual no enseñan tus libros, y te enoja.
¡Sílbalo desde el cómodo agujero!...
Mas por la vida corre sangre roja
no sólo eso que guardan tu tintero
y la salivadera de Baroja.

Si con Don Pío haces senecto dúo,
si el presente no ves, si cara al día
que avanza luminoso, eres un búho,
si las lecturas te han dejado ciego;
Búho de Bagaría
¿para qué tu latín, a qué tu griego,
tu escolástica  y tu filología?

Te dijiste Quijote, viejo vasco,
Y no eres mas que un bachiller Carrasco.

¡Quédate con tu ama, con tu cura,
con tu barbero, con tu sinecura
de Profesor y desentierramuertos;
porque Quijano, vuelto a la cordura,
sale hoy por los caminos peligrosos,
sale hoy con españoles belicosos,
puños en alto y ánimos despiertos,
sale hoy, armado, a deshacer entuertos!

* Luis Bagaría, caricaturista español (1882-1940) que produjo gran cantidad de caricaturas-retratos en los cuales estilizó muy acertadamente los rasgos que constituyen el carácter de los personajes.

** Las ficciones de los poetas describen la Arcadia como mansión de la inocencia y la felicidad.

Francisco Solano

Francisca Solano, joven
miliciana que a luchar
saliste bella y bravía,
por el Frente Popular;
Francisca Solano, fuiste
de las que, con torrental
embate, a los mercenarios
quitaron El Espinar;
Francisca Solano, pero
mujer hasta al guerrear,
dejas el arma y te pones
un camarada a curar;
Francisca Solano, y lo haces
con tan femenino afán
que las enemigas tropas
no oyes de nuevo tornar;
Francisca Solano, ahora,
joven y bella, estarás
prisionera de los brutos,
de su lujuria quizás...

Francisca Solano, joven
miliciana morirás
gritando a los brutos: "!Brutos,
viva el Frente Popular!"

Cantares del toro negro

España, imperio jesuítico,
España de ayer, la negra:
Un toro y un crucifijo.

Un toro y un crucifijo,
te enardece el rojo, bruto,
testuz gacho y ciego el ímpetu

Tiene color comunismo
la aurora, y el toro es negro,
va de sotana vestido.

Va de sotana vestido
y el toro lleva en las astas
por astas un crucifijo.

¡Contra la aurora  su ímpetu,
cornadas contra la aurora
da su feroz crucifijo!

Y su feroz crucifijo,
¡Se enrojece con tu sangre,
compañero Jesucristo.

Copla

No es española la mano
Que te hunde el puñal, España:
¿Cómo ha de ser española
si te ha herido por la espalda?

Elegía a Federico García Lorca

¿Qué fue del imaginero...?
¿Qué de su dulce azafata...?
¿Qué se hizo
tu destino de coplero,
García Lorca?... ¡Una pata
lo deshizo!

Bodas de sangre tuviste:
Te mataron, asesinos,
los fascistas...
Moriste como viviste
en medio de los caminos
quimeristas.

¡Qué alegría en la carreta
de Tesphis con tu solace
y aljamía!
Si ni la dura careta
de la Muerte olvidar hace
tu alegría!

Guadalquivir, naranjales,
Córdoba, estrellas, Granada,
luna ronda...
Recuerdos que son puñales,
la angustia está ensangrentada,
pena honda.

Ya el poeta del pandero
y el olivar sobre el río
no desgarra
su "cante" de cancionero
ni su albo ruiseñorio
de guitarra.

Pasa sollozando Lola
y Preciosa , la gitana,
suspirando;
la  poesía española
su más doliente campana
va doblando...

Moros en España

Granada, Almería, Córdoba,
dura tierra secular,
miran de nuevo, asombradas,
moros armados pasar.
La historia camina siglos,
siglos camina hacia atrás:
¡Moros en España! ¿Moros
en España, ha vuelto Alá?;
¿media luna del alfange
vuelves Hispania a segar?...
Pero aquesta vez los moros,
vienen, ¡traición sin igual!,
traídos por españoles,
vienen España a talar;
con la cruz vienen los moros,
por la cruz a pelear,
generales españoles,
y uso la insignia real,
multitudes españolas
los conducen a matar.
Y, como ha siglos, Pelayo
un grito hiciera sonar
contra moros invasores,
un grito de libertad;
por toda España hoy retumba,
de aldea en aldea va,
de los llanos a la sierra,
de la sierra a la ciudad.
Pero hoy no es un rey Pelayo,
no es hoy un caudillo más,
hoy es el pueblo, es el pueblo,
el que a España hizo inmortal
(pueblo que en Fuente Ovejuna
y el Romancero hallarás),
millares de hombres unidos
en el Frente Popular
que al moro fascista oponen
su grito de libertad.

Solear

A hachazos el árbol tira
para cogerle los frutos
la Internacional Fascista.

Seguidilla

¿Hitler y Mussolini,
sables y frailes
tu derecho te niegan
de gobernarte?...
Pueblo, así aprendes:
Para tener derechos
hay que ser fuerte.

Habla Sancho

Hay que arrancar la cizaña,
Después echar la semilla.
Porque lo olvidaste, España:

Ves hoy a más de un demente
intentando que los ríos
vayan del mar a la fuente.

Romance de Paquito Romero

Catorce años tenía
Y nacido era en España,
Hijo de padres obreros,
ya conocía las fábricas;
no eran sus catorce años
sonrientes alboradas
que por su sangre corría
pena y dolor, pena y rabia;
pero su sangre de obrero
era roja sangre brava:
El pueblo se echa a la calle,
Paquito va a la avanzada,
el pueblo coge fusiles,
Paquito enarbola una arma,
el pueblo lucha furioso,
Paquito a cualquiera iguala
y con el pueblo conquista
el cuartel de la montaña.

Siempre el fusil en las manos
va Paquito al Guadarrama,
sobre peligros de muerte,
luchando, Paquito, canta;
sus labios regalan coplas,
su fusil balas regala...
Niño heroico, heroico niño,
la Sierra del Guadarrama
será el pedestal sonoro,
el pedestal de tu estatua
y serán bajorrelieves
- bajorrelieves con alas -
los versos de este romance
que la tu gloria proclaman
construido a la manera
del que cantó las hazañas
del Cid, vencedor de moros,
y hoy invasores de España.

Lucha, Paquito Romero,
lucha y canta, lucha y canta;
coplas florecen sus labios,
su fusil florece en balas.
Al fin un plomo enemigo
contra su pecho se aplasta,
ya condecora su pecho
la amapola proletaria.
Cae el niño agonizante,
cae sin soltar el arma.
¡"Uníos, trabajadores"!
sus labios trémulos mandan,
¡"Trabajadores, uníos"!,
son sus postreras palabras:
¡Que ni una herida de muerte
pudo ponerle mordaza!

Ya muerto está el niño heroico,
ya muerto está el niño paria;
y cuando van a enterrarle
la noche de la batalla,
el fusil soltar no quieren
sus dos manos apretadas;
¡Si este fusil es el único
juguete que vio en su infancia!

Pero entonces, Juan Panduro,
setenta años por coraza,
habla así a los milicianos,
escuchad como les habla:
"Hermanos de sangre y clase,
hermanos de odio y desgracia,
enterrad al niño heroico
con su fusil en la caja,
que yo os juro, milicianos,
os juro por su venganza,
arrancarle diez fusiles
a la fascista alimaña,
¡Y nunca ha jurado en vano
Juan Panduro!...Así que acaba
de decir a los valientes,
estas valientes palabras,
los milicianos deciden,
entre las manos el arma,
enterrar al niño heroico
que cayó en el Guadarrama.

Tal es el romance, hermanos,
El romance, camaradas,
Del niño que, como un hombre,
Murió de pie, cara a cara,
De los que vejar querían
Su familia proletaria.
¡Quién hubiera tal ventura:
morir por la nueva España,
como la que hubo Paquito
muriendo en el Guadarrama!

U. P. H.

U. H. P. : "Uníos, Hermanos Proletarios",
unidos, proletarios, unidos, siempre unidos,
como contra el incendio os uniríais,
como contra la peste, proletarios, ¡uníos!

No hay más que una palabra de orden, proletarios,
no hay más que una consigna, proletarios: ¡Uníos!,
que todos seáis uno,
porque es uno también el enemigo.

Nadie pregunta a nadie lo que piensa
cuando llega el peligro:
junta su esfuerzo con el del más próximo
y su coraje con el del vecino.
Llega el incendio, llega la peste, proletarios,
Coraje, esfuerzo y ¡ea, todos contra el fascismo!

Como contra el incendio, como contra la peste,
proletarios: !Uníos!

Proletario español: Eres ejemplo,
U. H. P. Sangrante y combativo;
Por ti Marx y Bakunin se han vuelto a dar la mano,
Para enseñar: ¡Uníos, proletarios, Uníos!

Puños levantados

¡No!, no en vano el dolor y la miseria,
¡No!, no en vano el pensar y el grito alto,
no en vano las prisiones y las muertes,
no en vano vuestra acción y nuestro canto.

No en vano hemos vivido, compañeros,
el sufrir y el luchar no han sido en vano:
¡Toda la tierra está fructificada
de puños levantados!