narrativa

COBRES DE 2 CENTAVOS

BUENOS AIRES – 1931

"Pour l'homme intérieur il n'est pas sous le ciel
de forme qui ne cache un sens spirituel"
CHARLES GUERIN

PALABRAS A UN POETA DE LA CALLE

Sal a mirar con tu dolor;
Pero a escribir enciérrate con tu imaginación.

Que el corazón piense tus versos,
Que los pula el cerebro.

A la emoción, que es una piedra en bruto,
Polvo de pensamiento la hace diamante fúlgido.

HERMANOS ANTROPÓFAGOS*

Hermanos antropófagos,
Hombres del siglo XX.
Hombres civilizados, gritad:
¡Viva el Progreso!
Ya no nos devoramos los unos a los otros,
Nada más que los sueños.

TÚ, QUE ANDAS POR COSTUMBRE…

Tú que andas por costumbre con los ojos en alto
Que sean tus miradas, hundiéndose en los cielos,
Luminosas raíces que del azul absorban
Las emociones y los pensamientos.

Después, sobre las piedras de la calle,
Como olvidados, déjalos…

LA LUNA Y LOS FOCOS

Dice la ingenua luna: "Yo sólo soy un foco
Colocado un poquito más alto que los otros".

Dicen los focos: "Luna, bien puedes irte al campo,
Para alumbrar las calles nosotros nos bastamos".

ALQUIMIA CALLEJERA

Con un calor a miles de grados en el alma,
De los hombres, vehículos y cosas de la calle
Voy extrayendo el oro que su escoria ocultaba.

EN EL ARSENAL DE GUERRA

…¡Qué ametralladora el microscopio,
Qué cañón de largo alcance el telescopio!...

LOS ANIMALES Y LOS HOMBRES

Dos coches en una esquina,
Ciegos los dos, han chocado.
Se miran los caballejos
Como hermanados.

Y los cocheros se injurian.
De pie, en las diestras el látigo;
Sus adjetivos restallan,
Como fustazos.

NIEVE

Hoy la ciudad en nieve despertó toda blanca.
Diríase que es luna que se quedó olvidada.

(Hoy hallé un atorrante congelado en mi puerta).
Todos dicen: "¡Qué bella la nieve!
Y yo: "¡Qué bella!"

VOZ MATERNAL

Hombre: te habla la Naturaleza:
Por admirar tus fuegos de artificio,
No olvides que en mi cielo todavía hay estrellas.

EN EL ZOOLÓGICO

Aristocracia

El ganso desprecia al pato.
El cisne nada a su lado.

APARIENCIAS

Su blanca faz de gordinflón anémico,
De un charco entre las aguas espeja un foco eléctrico.

Exclama el charco, petulante: Hola,
¿La luna en el espejo de mis aguas se asoma?

Y dice el foco, lleno de jactancia:
Hola, ¿allí está la luna? ¡Tiene mi misma cara!

PAREJA DE NOVIOS POBRES

Novios humildes, nudo de ternura,
Pasan... Ella no es linda ni él, bizarro.
La calle: ¡férvida, brutal, sonante!
Ellos van uno en otro, refugiados.

ESCUPITAJO

Brilla en la losa de la acera.
No es nada más que una moneda.

LO COTIDIANO

Lo cotidiano es neblina:
¡Cómo aprisiona y engaña!
¡Cómo deforma la vida!

PÚBLICO

Público, bestia informe del mitin y el teatro,
Bestia del alma absurda y la oceánica voz.
Monstruo moderno todo hecho de pies y puños,
No hubo en la edad de piedra monstruo como este de hoy.
Y hoy por las calles, Público, siempre animal doméstico,
Eres de los domésticos brutos, el más feroz.

NOCHE…

Noche, viento, frío, bruma…
En la desierta avenida,
Las hojas por calentarse,
Jugando, se arremolinan.

Si hace tanto frío, tanto
Que una desnuda estrellita,
Desnuda y sola en el cielo
Con frío humano tirita.

MATADERO

Trémulas las pupilas y gachos los testuces,
Van pasando las reses que llevan a matar…
Hacia arriba los cuernos, son dos pequeños brazos
Que hasta el último instante no dejan de implorar.

POETA EN LA CALLE

La imagen es el alma de las cosas.
El poeta es un hombre de aguzados sentidos
Que la gusta, oye, mira, huele, toca.

Jesús de los pequeños dolores de la calle,
Dice a la muchedumbre que no las ve ni escucha:
¡Dejad que hasta mí lleguen las imágenes!

LA EMOCIÓN Y EL ENTUSIASMO

¡Escuché Tu Novena Sinfonía, Beethoven!
Y salí por las calles al milagro tan hecho
Que viera sin asombro manar luz de las piedras
O florecer los postes del telégrafo.

¡Escuché tu Novena Sinfonía, Beethoven!
Y dije: ¡El hombre es bueno!

INSTANTANEA DE UNA ESQUINA

Cien autos, veinte tranvías
- ¡inorquestal polirritmo! –
Y mil hombres de negocios:
Mil ciento veinte vehículos.

Los hombres, manos hundidas
En los oscuros bolsillos;
Y un polvillo de conciencia
Entre las
Uñas perdido.

HIPÓDROMO

¡Sí sé bien lo que os hace correr, caballitos!
Esperanzas de pobres y vicios de ricos.

PLATA

La luna, en el callejón,
Echa montones de plata,
Luz derrocha la insensata
Como un artista, emoción.
Yo, abriendo mi corazón,
Guardo en él plata lunar;
Los que me la ven guardar
Siguen burlones, risueños…
¡Ya verán qué lindos sueños
Con ella voy a comprar!

VOCES EN EL ZOOLÓGICO

Habla el borrico:

¿Qué mis orejas son largas?;
Tienen tamaño de alas.

Habla el elefante:

En mis colmillos oirás
Una sonata de piano…
Si escuchas con voluntad.

Habla el león:

Con un montón de ladridos
- dice el león a los lobos –
No se compone un rugido.

AQUÍ, EN BUENOS AIRES

Soy un ciudadano del mundo.
SOCRATES

Triunfan neologismo y barbarismo.
Muere el purismo. Y el academismo,
Viejo gotoso, en su cubil se encierra.
Todo lo invade el cosmopolitismo:

¡Me siento un ciudadano de la tierra!

DIÁLOGO EN LA ALBORADA

- ¿Por qué os apagáis, focos? – les interrogo
Y me responden: - ¡Para que brille el sol!

LA LEY

La ley: ingenioso autómata;
Pero el miedo le da cuerda,
Y el miedo nunca perdona.

FLORACIÓN URBANA

También la urbe tiene su floración fantástica:
Son vidrieras y focos,
O son rojos y verdes y azules y amarillos
Letreros luminosos.

Yo no leo sus letras mercantiles.
Yo los admiro, ¡y gozo!

MÚSICA

El silencio es un viejo,
Un viejo avaro que esconde sonidos.
Flauta, violín, piano:
Se los arrebatan para repartírnoslos.

Flauta, violín, piano:
¡Si supierais como nos hacéis de ricos!

AFIRMACIÓN DE LA ROMANTICA LUNA

Podrá inventar el hombre luces nuevas.
Siempre habrá quien me busque por el cielo,
Siempre habrá quien levante la cabeza.

MANIQUÍ

Maniquí que exhibes en la vidriera
Tu saco de pieles, maniquí cruel;
A todas sonríes: a la costurera,
La telefonista y otras muchas…
¡Fiera que muerdes sus sexos pobres!...
Y después…

FOTÓGRAFO CALLEJERO

Fotógrafo: tú eres el perfecto humorista:
Tú ríes de los hombres sin saber que haces mal,
Tú les ridiculizas, sin saber que te ríes
De su trágica ilusión de eternidad.

VIDRIERA DE SOMBRERERÍA

Gorras y chambergos… Y ninguno brilla
Como las galeras que a la luz rutilan.

Brilláis, negras y altas galeras de felpa:
¡Brilláis, ataúdes de la inteligencia!

CHARQUITO

Charquito lleno de estrellas
En un callejón tirado,
Charquito: eres un poeta.

¡Si a las estrellas del cielo
Tan altas e inaccesibles
Nos las bajaste al suelo!

SUPLICIO

¡Esto de andar por las calles
Con ojos que ven las almas!...
Algo de esto supo Dante.

EN EL ZOOLÓGICO

Parientes

Al cisne, el pato:
"Primo", dice en el agua,
Y en tierra; "Hermano".

UNA PARED CON ROSAS

Es la pared tan baja que sobre ellas se asoman
Y atisban como lindas colegialas curiosas.

¡Si de todas las casas se asomase
Un puñado de flores a la calle!

HABLA EL HUMO

El humo a la chimenea
Que acaba de alzarlo al viento:
¡Soy una nube que vuela!

TRAGEDIA

Hoy temprano fue a casa un tal Cervantes,
Después estuvo a verme el gringo Dante.

Pero salí de casa,
¡Y hallé al doctor Ganzúa y al diputado Panza!

HORIZONTE

Horizonte: A medida que vivimos,
Más y más te aproximas. La vejez
No es otra cosa que el momento
En que tú eres nuestra piel.

Horizonte: Los ojos vuelan al infinito,
Buscándote allá en vano, porque aquí, en la ciudad,
Te hallas sólo a unos metros, media la angosta calle;
Y en el muro de enfrente que amenaza aplastar.

EPITAFIO PARA UN POETA

Fue un audaz bandolero, Don Juan de Don Juanes:
¡El dejó a las ideas preñadas de imágenes!

SOLLOZOS Y GEMIDOS

…Al pasar, de un cuartucho me llegaron
Sollozos y gemidos… Y me alejé pensando:

¿Cuándo os olvidará la voz humana?,
¡Sollozos y gemidos: Sombras de la palabra!

ELOGIO DE LA OBSERVACIÓN

I
Calla, oye, mira:
Tu observación fecunda
Tu fantasía.

II
Marcha observando: tus observaciones
El calor y el aroma tomarán de tu sangre,
Hasta hacerse emociones.

CIELO CIUDADANO

De luz de estrellas, rutilante orgía,
Él, ¡oh cielo profundo!, es la quimera:
Numen del arte y la filosofía.

Y ¡oh cielo!, aquí los hombres desdichados,
A tus estrellas sus lamentos alzan…
¡Y en tus estrellas quedan olvidados!

GRITO

De mi alma a la calle, de la calle a mi alma…
¡Caminar por el mundo de las cosas concretas
Y tener los deseos en las cosas abstractas!

* En la edición de 1931 las mayúsculas no están acentuadas.