narrativa

LAS TRES HERMANAS

Había una vez, en un país remoto, tres hermanas jóvenes y bellas que esperaban el amor… Una noche, en un baile, a la mayor le apareció un pretendiente. Era un hombre rico y feo, un gran señor que había corrido mundo y gastado caudales. Tenía fama de mujeriego, borracho y jugador. La muchacha no gustó de él, pero la madre comenzó a hablarla, a darle razones: Eres huérfana de padre, no tienes pecunia… El pretendiente ofrecía redimirse. La muchacha lo aceptó al fin. Sin amarlo, se casó con el gran señor. Este no tardó en ser lo que no había dejado de ser: jugador y borracho. Acabó suicidándose y dejándola pobre.

La segunda hermana se casó con un viejo potentado y achacoso, también por consejo de la madre. El viejo resultó celoso y avaro. Le hizo la vida imposible, tanto que ella huyó y no se supo jamás adónde.

La tercera hermana no hizo caso de consejos: Rechazó un coronel, rechazó un comerciante y aceptó un músico, sin porvenir según la madre, pero poseía juventud e inteligencia… La tercera hermana se casó por amor, nada más. Y ocurrió lo siguiente: Los amigos del novio, como regalo de boda, le dieron a elegir: ¿te regalamos una cama o un billete de lotería? El joven músico eligió el billete. Salió premiado con un millón de pesos. De aquí resulta que la desinteresada, la que se casó por amor nada más, fue feliz y rica.

Pero estas cosas sólo se ven en los cuentos.