Ensayos y recopilaciones

REFLEXIONES NO MANSAS

REFLEXIONES NO MANSAS

- El místico religioso busca la felicidad – su felicidad – en el cielo. Hay otro místico, el místico de la lucha social, el que busca la felicidad de todos, o de la mayoría, en la Tierra. Uno es santo, el otro es héroe. Ser héroe es más peligroso que ser santo.

- ¿Por qué soy contrario a la pena de muerte? Por esto: Si mis hijos fuesen criminales, yo, juez, no los condenaría a muerte. ¿Por qué lo que no haría con mis hijos voy a hacerlo con los hijos de otros?

- La verdad camina delante de ti: la mentira detrás. Si te apuras, alcanzas la verdad; si te detienes la mentira te alcanza.

- ¿Qué debemos al estudio?: Que la esperanza en un mundo mejor, yacente en nuestro instinto, se ha transformado en fe, en certeza de que este mundo de justicia se logrará. Al estudio – lecturas, observaciones, experiencias vitales, reflexión – debemos nuestra transformación de revolucionarios instintivos en optimistas revolucionarios conscientes, seguros de que no se lucha en vano. Es decir, al estudio debemos la mayor felicidad imaginable.

- Al morir, un soldado deja de ser soldado. Vuelve a ser hombre.

- Hay literatos cuyo pensamiento y cuyo sentimiento son inferiores a su estilo. Los literatos, conservadores en política, son frutos en los que la cáscara brillante es superior a la pulpa. Preferible no despojarlos de la cáscara.

- El miedo en las clases sociales es como el dolor en los organismos: un síntoma. Y está diciendo que algo funciona mal. La sociedad capitalista se halla acribillada de miedos.

- Si eres un pensador revolucionario, no consueles, exita. No adormezcas. No hagas resignados felices. Injuria, hiere, despierta lo que de luchador el ser humano esconde en su carne gozadora y cobarde.

- Quien remueve el fondo de la injusticia social, se expone a ser mordido por los reptiles venenosos que en su barro se ocultan.

- Tener valor es ir a la lucha conociendo el peligro. La fiera no es valiente. Lucha, pero ignora el peligro. Lucha por instinto, inconsciente. La fiera sólo es temeraria.

- El neutral es siempre un posible enemigo de lo nuevo.

- Los salvajes adoran ídolos de madera o de mármol y los civilizados ídolos de carne y hueso.. Unos y otros, salvajes y civilizados, de sus ídolos esperan la dicha. Pero los salvajes no van a sobrevivir a sus ídolos y los civilizados pueden quedarse sin ellos en vida. ¿Cuál de estas dos adoraciones resulta la menos lógica? ¿La del inmutable ídolo de madera o de mármol, o la del tirano de carne y hueso que sonríe y amenaza?

- El talento rebelde es un delito – en realidad es una acusación para los literatos sin rebeldía

-. Sienten como si aquél los injuriase, como si aquél les reprochase su mansedumbre. Y no lo atacan. Lo silencian. Simulan olvidarlo. Aunque no pueden olvidarlo, porque lo envidian.

- Obedecer y ejecutar sin haber analizado la orden recibida es volver a la animalidad. El militar que así procede en nombre de la disciplina, se convierte en un perro manso.

- Los romanos al pueblo lo llamaban "plebe", (ahora se lo llama "chusma") le daban pan y circo; las actuales dictaduras, a medida que le aumentan el circo, (fútbol y otros deportes, TV, espectáculos triviales para divertir, para "pasar el tiempo" y olvidar momentáneamente la pobreza, los dictadores le disminuyen la ración de pan. Se lo encarecen.

- Los hombres empeñados en cambiar el mundo, constituyen una visible minoría. Empero, ¡cuánta será la fuerza de sus razones que el mundo siempre está cambiando!

- El capital se sobrestima. Esta es su fuerza. El trabajo aún desconoce su valor. Esta ha sido su debilidad hasta ahora.

- ¿Sabéis por qué deseo que me incineren y tiren mis cenizas al océano internacional? Porque me han mordido tantos gusanos en vida que no quiero seguir sintiendo sus mordeduras, cuando, ya inerte, no pueda aplastarlos.

- Hay hombres que se consideran mis enemigos. Lo importante está en que yo no me considero su enemigo. Yo no los odio por sus prejuicios, pero los contemplo como quien yendo en automóvil puede contemplar a quien va en bicicleta.

- La desobediencia es movimiento. La obediencia, parálisis. No hay más que una manera de avanzar: desobedecer.

- Si quieres salvar a los hombres de los errores que los ahogan, tírate en medio de sus errores, lucha contra ellos. En seguridad, desde la orilla, nadie salva al que se está ahogando.

- Un reaccionario argentino odia a un revolucionario francés o cubano o turco tanto como a un argentino. Esto prueba que el mundo se está unificando. Ayer – antes de 1917 – a un adversario político de otro país, se lo miraba casi como no adversario.

- Los grandes de la tierra, mandatarios, industriales poderosos, arzobispos, prostitutas influyentes; mirados desde lejos, parecen grandes. De cerca son pigmeos. Su grandeza es un error de óptica.

- Sé fuerte, así evitarás que un injusto haga posible otro mal ejemplo de injusticia, haciéndote víctima de ella.

- El dinero y el estiércol, despreciables si no son abono.

-La vida es lucha. ¿Cómo puedes proclamarte neutral si no eres ciego, sordo, mudo y paralítico?

- En una sociedad de pobres y ricos, la llamada igualdad ante la ley es una desigualdad. Un rico merecería ser penado tantas más veces que un pobre, cuanto su capital sea mayor que el de éste. Si un hambriento por robar el pan lleva cinco años de cárcel, un ministro ladrón debe llevar cinco siglos.

- Lo que el mundo hasta ahora ha llamado paz, es solo una pausa, una guerra hipócrita entre guerras.

- Más son los hombres que te parecen grandes porque tú te agachas que porque ellos se pongan en puntas de pie.

- La metralla que los cañones vomitan es oro mal digerido.

- Hay hombres que comen con su boca, defecan con su ano, coitean con su pene y piensan con el cerebro de tu tatarabuelo.

- La pobreza, contra la voluntad de quien la padece, obliga a practicar los más audaces principios de filosofía; pero en beneficio de quienes usufructúan la pobreza.

- Hay una sola guerra justa: la del pueblo trabajador contra las clases que malversan su trabajo.

-El rico, señor de los placeres y esclavo de los vicios.

- Si matas a tu enemigo, resucita; si lo enlodas, se mata.

- La pena de muerte es como esos remedios que buscan la desaparición de una enfermedad eliminando sus síntomas sin buscar sus causas.

- Cuando llega el fuego – la tiranía – a algunos hombres les ocurre lo del hierro, enrojecen de indignación, lo resisten; a otros les ocurre lo que al plomo, se deshacen, se licuan, pierden su forma humana.

- Dices lo que muchos piensan y no se atreven a decir en voz alta. Esos, sin embargo, aunque aprueban lo que dices, serán tus enemigos, te envidian.

- Los tiranos suponen que compran conciencias y solo alquilan conciencias.

- Ciertos ministros – en las dictaduras – parecen columnas de la sociedad; pero son como esas columnas que se adosan al frente de las casas sólo como elemento decorativo.

- Los reaccionarios, los conservadores, entran al futuro de espaldas. Entran a empujones. A pesar de ellos, los reaccionarios, los conservadores, entran en el futuro.

- "Siempre ha habido y habrá pobres"... Al apotegma del conservador agregaríamos, pero siempre no habrá millonarios.

- Sólo demuestra que sabe nadar quien nada contra la corriente. A favor de la corriente lo hacen hasta los literatos conservadores corchos. Flotar no es nadar.

- Un tonto viejo es peor que un tonto joven. El tonto joven dice una vulgaridad y huye a jugar al fútbol; el tonto viejo, por culpa de su gota, se queda sentado a decir las muchas vulgaridades que ya ha dicho muchas veces.

- Los errores de la democracia son debido a que no existe democracia.

- En muchos hombres, aparentemente infelices, duerme un dictador. Cuando aparece una dictadura los pequeños dictadores aparecen. Se ponen al servicio de la dictadura. Porque son dictadores son esclavos.

- Al filósofo, el hombre intelectualizado que superó a su animal, aconsejarle combatir sus deseos. Al proletario que vive en la pobreza y la ignorancia, explotarlo, no: a éste aconsejarle desear lo que otros poseen, hacerlo revolucionario, contrafilósofo. Hacerle ver que su resignación, su no deseo, es su mayor enemigo y el colaborador o cómplice de quienes lo explotan.

- Si te humillas, no solo van a pisarte, se limpiarán en ti las suelas de sus zapatos.

CAMPANAS DE PALO (Selección)

LO DIFICIL

Hombres, lo más difícil
Debemos intentar;
Ganar la guerra es fácil
Y difícil la paz.

COPLA

El que arrastrando muletas
Marcha mirando adelante,
Camina más que quien anda
Para atrás, con piernas fáciles.

AL ROJO

Al rojo vivo
Se moldea el duro hierro
Y se moldean
los cerebros.

ANTIMILAGRO

No es un maná del cielo la justicia:
El cielo presta el sol y presta el agua;
Pero la tierra nos dará la espiga.

HOMILIA AL ESPECTADOR

Espectador, ¿pretendes dedicarte
Lánguidamente a ver pasar la vida?
Si la vida es un tren sobre el que andas,
Aún sin querer andar, ¡a toda prisa!

PALOMA

Si la paloma de la paz es cándida,
Tú que posees de felino garras
Y corvo pico de ave carnicera;
No puedes ser paloma, "Paz armada".

DIARIOS

Guerras, crímenes, robos,
Violaciones, asaltos...
Uno enferma leyendo
los monstruosos diarios
que emanan lodo y sangre
y que hieden a establo.
La vida nos espanta
¡Y debiera encantarnos!

FRUTOS VERDES

Humanidad hambreada
Te prometen...
Las promesas no nutren,
Son frutos verdes.

LOS ARGENTINOS HAN PENSADO Y PIENSAN

Dos hombres suelen salir de un peligro tuteándose, como una pareja después del abrazo.
Ricardo Güiraldes

Seríamos mejores si consideráramos que nuestro presente será algún día nuestro recuerdo.
Enrique Banchs

Beneficencia: Daré un hueso al perro que no me muerda.
Manuel Libenson

La nostalgia es un cuarto donde habita el insomnio.
Raúl González Tuñón

Algunos opinan que en la poesía no deben intervenir elementos didácticos; otros han prohibido los elementos filosóficos, políticos, raciales, científicos; otros los valores musicales, ritmo y rima. Sería bueno escribir un poema "purificado" según todas esas recomendaciones; no quedaría nada.
Ernesto Sábato

Se dice que los seres exquisitos son perseguidos por la desgracia, así como los dedos lastimados por los golpes. No hay tal. Los seres exquisitos son como los dedos lastimados: cualquier cosa los hace sufrir. Mientras que los seres groseros son como los dedos sanos: el roce no los daña.
Alfonsina Storni

Si en lugar de reflexiones sobre los bienes de que la muerte nos priva, pensáramos en los males de que ella nos libera, la muerte nos parecería beneficiosa. Lo que nos hace considerar un mal a la muerte, es el aparato de que la rodeamos, el misterio evocado, la desesperación ante lo desconocido.
Belisario Montero

Cuando la libertad de un ciudadano es agredida impunemente, la libertad de la sociedad se halla amenazada.
Nicasio Oroño

A los hombres de genio les acontece lo mismo que a los grandes edificios levantados en las calles estrechas: no se pueden apreciar porque se hallan demasiado cerca.
José Ramos Mejía

En el teatro-espectáculo, el éxito se mide por el mérito, y en el otro, el del mundo, el de la sociedad, el mérito depende del éxito.
Eugenio Cambaceres

Conocer las leyes de la naturaleza, empezar a dominarlas, es empezar a vencer el destino. Es convertir al hombre en un ser superior a los dioses.
Juan Antonio Salceda

Los hombres en general juzgan de lo pasado según la verdadera justicia y de lo presente según sus intereses.
José de San Martín

De la educación de las mujeres depende en gran parte la suerte de los estados; la civilización se detiene a las puertas del hogar doméstico cuando las mujeres no están preparadas a recibirla. Las costumbres y las preocupaciones se perpetúan en ellas, y jamás podrán alterar la manera de ser de un pueblo, sin cambiar antes las ideas y los hábitos de vida de las mujeres.
Domingo Faustino Sarmiento

Plantear un problema es resolverlo.
Roberto Payró

Una numerosa clase de rentistas vive en el lujo y la holganza. ¿Se necesita, acaso , mayor prueba de que el salario representa solo una parte del trabajo del trabajador?
Juan B. Justo

El castigo y los golpes causan más daño a los niños de lo que pueden causar el destino por el cual se los aplica: el miedo, la hipocresía, la desvergüenza son sus resultados.
Dean Gregorio Funes

Todos los grandes errores han encontrado grandes hombres que los apoyan.
Florencio Varela

Cambiaré de opinión tantas veces y tan a menudo como adquiera conocimientos nuevos; el día que me aperciba que mi cerebro ha dejado de ser apto para esos cambios, dejaré de trabajar. Compadezco de corazón a todos los que, después de haber adquirido y expresado una opinión, no pueden abandonarla.
Florentino Ameghino

El hombre solamente progresa porque duda.
Deodoro Roca

El primer deber del hombre es no quitar la ilusión ajena.
Celso Tíndaro

La mayoría se esfuerza para que no aflore lo grande a lo mezquino que reside en lo más hondo del hombre.
Abel Rodríguez

Lo que interesa al historiador puede no interesar al escritor. Para éste, lo verídico es menos importante que lo verosimil en la creación imaginativa.
Alberto Gerchunoff

Donde no hay libertad no existe patria.
Esteban Echeverría

Escribir historia fue para la burguesía un arma importante en la lucha contrarrevolucionaria que comenzó en el mismo momento en que las fuerzas populares que la llevaron a la victoria reclamaron una parte del trofeo.
Jorge Tenon

Las dos más grandes calamidades de la época colonial fueron el desprecio al trabajo, considerado como un castigo impuesto por el pecado, y el miedo al saber, considerado como un peligro para la salvación del alma.
Agustín Alvarez

Hay que confiar: Toda dignificación humana comenzó siempre por un acto de confianza. Por sucesivos actos de confianza saltó el hombre de la caverna y de la selva y recorrió tierras y mares. No hay hombres aislados. Los pueblos se han visto surgir a la vida mejor por haber aprendido a confiar.
Arturo Capdevila

Plantea cualquier asunto a un erudito que no sea más que erudito y os dirá como pensaban o Aristóteles o Platón o Descartes o Kant, según el caso; pero no os dirá su opinión personal, pues no la tiene.
José Fernández Coria

Si queréis aprender cosas nuevas, leed libros viejos.
Carlos Guido Spano

En muchos, lo que se llama el amor al orden, es el apego a la rutina; en otros, el manto del egoísmo; en la mayoría, la máscara del miedo.
Joaquín Castellanos

La gloria, una de las tantas vanidades del hombre, consiste en la admiración de aquellos a quienes se desprecia.
Carlos López Blomberg

La miseria empieza por levantar el cuello del saco de un hombre y acaba por tirarlo al río.
Baldomero Fernández Moreno

Olvidarse de sí mismo es el primer mandamiento para toda felicidad.
Emilio Becher

Hay hombres muy ilustres que son también muy corrompidos.
Leandro Alem

La historia descarnada y fría, desnuda de los atavíos con que adorna el sentimiento humano, se parece a aquellos maestros rígidos y patibularios que instruían el entendimiento sacándole corazón a esas llanuras abrazadas por el sol, donde ni una sola corriente de agua hace brotar las hierbas que refrescan y perfuman el ambiente.
Joaquín V. González

Mi patria es la expresión de la América toda.
Bernardo Monteagudo

No tienen los pueblos mayor enemigo de su libertad que las preocupaciones adquiridas en su esclavitud.
Mariano Moreno

La posteridad, ese símbolo a quien sacrificamos incesantemente nuestros sudores y fatigas, ¿bendecirá nuestros esfuerzos?
Hipólito Vieytes

La existencia o no existencia de un más allá es de importancia secundaria en la cuestión social bien entendida y se debería prescindir de ella. Los proletarios no se oponen a que el cielo reabra cualquier proceso fallado en primera instancia en la tierra y a que se de a cada cual lo que corresponda; a lo que se oponen es que no haya justicia en la tierra esperando que la haya en el cielo.
Lisandro de la Torre

Martín Fierro es la epopeya del gaucho y también la denuncia de su destrucción por una clase dirigente cada vez menos capaz de justificar su derecho a gobernar

Ningún proceso económico-social puede alcanzar una comunidad que no organiza sobre bases firmes el retiro de sus trabajadores. La seguridad de que puede ir cumpliendo sin contratiempos cada una de las etapas de su vida, es la razón más fuerte por la que el hombre acepta su condición de trabajador.
Leónidas Barletta

Al contar nuestras penas, afligimos a amigos y alegramos a nuestros enemigos.
Fray Mocho

Todo es historia, los hechos grandes y los chicos, los sucesos importantes y aquellos que subyacen bajo la crónica oficial. Todo es historia, porque nada es perdido en la vida de los hombres y de los pueblos.
Félix Luna

Si todos los hombres supieran darse cuenta de la real grandiosidad del universo, las religiones con sus dogmas y sus cultos no existirían, pues la mentalidad humana no tendría el alcance suficiente para crear divinidades que correspondiesen a tal grandeza.
Villa Ortiz

Disfrutar de la cultura como de un privilegio, envilece tanto como disfrutar del oro.
Aníbal Ponce